Presentar un trabajo a imprenta


Presentar un trabajo a imprenta: Consejos prácticos

Para presentar un trabajo a la imprenta correctamente y evitar demoras, es fundamental conocer los requisitos que debe cumplir un archivo para que pueda imprimirse con la mejor calidad posible.

Al preparar tus diseños para imprenta ten en cuenta los siguientes puntos básicos:

– Las imágenes deben estar en CMYK (si lo haces en RGB pueden haber variaciones de color no deseadas al transformar el archivo)

– La densidad de pixels para imprimir debe ser de 300ppp.

– Las imágenes deben estar montadas a tamaño real, o a un máximo del 125%.

– Se debe tener en cuenta un área de sangrado de al menos 2mm, un área tranquila también de 2mm, y se deben indicar  las pautas de corte.

– Los textos de tus diseños deben estar incrustados o rasterizados en la imagen, sobre todo cuando utilizas tipografías especiales.

– No olvides indicar el tamaño final del trabajo.

– No son válidos para imprimir los archivos generados a través de programas del paquete Office ( Word, Excel, Powerpoint, etc.).

– Si en tus diseños has utilizado colores Pantone o tintas planas ( negro ), éstos deben estar identificados en los archivos, y no por cuatricromía.

–  La entrega de los archivos ha de ser en PDF de alta resolución, con pautas de corte y sangrado.

En resumen: Para presentar un trabajo a imprenta correctamente y evitar demoras o resultados no deseados, la entrega de archivos debería cumplir todas estas condiciones.

Bonus: Si tus archivos pesan 5Mb o más, es altamente recomendable que los envíes a través de un sistema de transferencia de archivos tipo: Wetransfer, Dropbox, FTP, etc.

No olvides compartir la información!